Los beneficios sociales

Los beneficios sociales que ofrecen las empresas a sus empleados forman parte de una retribución no económica complementaria a su sueldo que, cada vez más, determina que un trabajador se decante por una empresa u otra. Según la empresa de recursos humanos, Ranstad, para el 62% de los trabajadores tener este tipo de beneficio extra supone un plus determinante en el momento de decantarse por una empresa y hasta decidir irse a otra.

Nos encontramos en un momento en el que el empleado quiere más. Su fidelidad y permanencia en la empresa no solo van determinadas por el sueldo, sino por todos los beneficios sociales extras que la empresa le pueda ofrecer. Además de dinero, también piden comodidad, bienestar, conciliación laboral y todo esto se traduce en un concepto clave, El salario emocional. 

 

El salario emocional, la clave del éxito

Ya ha quedado atrás la idea de que el dinero es el aspecto más importante a la hora de escoger un trabajo.  La prueba es que el salario emocional es un pilar fundamental en la gestión del talento en las empresas. Eso no significa que a las personas no se les deba pagar lo que merecen por su trabajo, sino que hay elementos adicionales que las empresas pueden ofrecer a sus empleados que, a veces, se valoran más que el propio sueldo. 

Hablamos de una inversión donde las dos partes ganan. Así como el empleado obtiene una serie de ventajas con el salario emocional, la empresa también lo hace. Siempre se ha dicho que los trabajadores de una empresa son los mejores embajadores de una marca y así es. Los trabajadores que explican vivencias, experiencias y características positivas de una empresa son el factor clave del éxito. La empresa consigue crear una serie de atributos como: mejorar su imagen, incrementar la productividad y la motivación de sus trabajadores mejorando así sus resultados y el clima organizacional de la empresa.

Al final, se trata de captar, cuidar, retener y expandir. A día de hoy, los ejemplos de este tipo de salario son muy variados y van desde la flexibilidad horaria y la posibilidad de teletrabajar hasta ofrecer nuevos programas de bienestar financiero diseñados específicamente para abordar el estrés financiero y aumentar la productividad laboral.  

 

Un beneficio social financiero como salario emocional

Los programas de bienestar financiero son otra forma de invertir en los trabajadores y retener el talento de la empresa. Cada vez más, los empleados necesitan y reclaman tener un control de su economía. No estamos hablando del sueldo en sí, sino del control que uno puede tener sobre él para poder gestionar sus gastos y evitar un posible escenario de estrés financiero que puede afectar negativamente a su vida laboral. Aquí es donde entra Typs, una app que permite cobrar el salario devengado en tan solo un clic. Como beneficio social clave, otorga un control total del salario a los empleados sin cambiar la estructura organizativa de la empresa y la gestión de los recursos humanos. 

En definitiva, toda empresa que cree en el talento y quiere crear una cultura corporativa positiva, tiene que tener en mente e implementar todos aquellos beneficios sociales que puedan mejorar la conciliación laboral y la motivación de sus empleados.