¿Qué es el estrés financiero?

¿Quién no ha tenido problemas ante un imprevisto económico? La manera de afrontarlo puede ser muy diferente en función de nuestra situación, pero en todos los casos la solución requiere de tiempo y para solucionarla y, sobre todo. una dosis de preocupación. Y el tiempo y la preocupación no solo afecta a nuestro día a día en el ámbito personal, sino que también se transmite al ámbito profesional con una disminución de la productividad y un aumento del absentismo.

Todos tenemos necesidades y gastos y necesitamos planificar nuestras finanzas para mantener cierto control. Sin embargo, a pesar de cumplir con una rigurosa organización, en más de una ocasión surgen imprevistos que alteran nuestra rutina. Este tipo de situaciones que suceden de una forma continua, van generando un cierto tipo de estrés: el estrés financiero.

Si además, esa situación se alarga en el tiempo, se suma al propio estrés laboral habitual, generando un verdadero problema, tanto para el empleado, como para la empresa.

Diversos estudios han concluido que el temido y poco normalizado estrés financiero no solo implica episodios de ansiedad, depresión, agravamiento de patologías cardíacas e incluso gastrointestinales, sino que también afecta a la productividad del empleado, convirtiéndose así en un círculo vicioso.

¿Y en qué se manifiesta la baja productividad causada por el estrés financiero?

  • Absentismo: La necesidad de buscar soluciones, compararlas, hablar con entidades financieras y el trabajo administrativo que conlleva, sin duda es un factor que necesita de tiempo (normalmente durante la jornada laboral) y por tanto se traslada en un aumento del absentismo laboral. Si además, esta situación afecta a su salud, sin duda el problema de absentismo se puede agravar.
  • Disminución de la productividad: Si el empleado sufre momentos de angustia, la capacidad de concentración disminuye, pudiendo derivar en errores y en una menor productividad. Si además, por su horario, tiene que dedicar parte de su jornada a gestiones, la productividad se resiente todavía más.
  • Estado de ánimo bajo: Relacionado con la angustia del trabajador, el estado de ánimo y la motivación bajan. Y la motivación es un factor clave relacionado con la eficiencia, la pro actividad y la productividad en general.
  • Descontrol e inseguridad: el no poder organizar su propia economía en función de los gastos del mes proporciona un sentimiento de estrés e inestabilidad constante.

Estos son algunas de las características más visibles del estrés financiero, pero hay muchas más. Por ello, es importante que las empresas proporcionen a sus empleados incentivos y beneficios sociales para que se sientan lo más cómodos, motivados y valorados… : desde vacaciones, tele trabajo o compensaciones económicas a dinámicas de trabajo y flexibilidad horaria. Estas recompensas proporcionan un equilibrio entre la empresa y el trabajador, pero ¿Qué beneficios sociales hay para el control de sus finanzas?

Typs permite que un empleado pueda disponer del sueldo devengado cuando lo necesite de una forma fácil, rápida y discreta. A través de una app se le otorga al empleado más control, autonomía y auto gestión de su propio dinero. De esta forma, en función de lo que suceda de un mes a otro, el usuario puede adaptarse y decidir cuándo quiere recibir su salario. De esta forma, aportamos nuestro grano de arena a la felicidad del trabajador y por supuesto al buen desarrollo de la empresa. Por que cuando el empleado es feliz, sin duda la empresa funciona mejor.